Las familias nobles de Palma poseían casas de gran carácter en el centro de Palma y el eje central de estas casas eran sus respectivos patios. Estos definen el tránsito de la entrada de las grandes casas y crean grandes aberturas después de transitar por las estrechas calles de la ciudad. Una de las particularidades de estos patios es la creación de un microclima, especialmente importante en los veranos, creando un espacio con reducción de temperatura respecto en la calle.

No es muy conocido el hecho de que el origen de la construcción de viviendas alrededor de patios o corrales sea oriental y los antiguos griegos adoptaron su tipo constructivo, pues era idóneo para el clima mediterráneo.

Durante la dominación musulmana se mantuvo esta forma de edificar, además de mejorar el clima en los veranos más calurosos también ofrece resguardo y privacidad. Además los patios poseen bajo sus suelos un algibe que recoge el agua aportada por la lluvia.

En el centro histórico de Palma podremos encontrar hermosos patios y tanto a locales como a turistas les gusta disfrutar durantes sus paseos de estas vistas pictóricas y tradicionales así como del aire fresco que proviene de estos espacios privados. (más info)